Relatos de prostitutas gurtel prostitutas

relatos de prostitutas gurtel prostitutas

Sólo en una noche puede gastar hasta Q5, Un día se juntaron todas las mujeres en la casa cerrada para pedirle a Óscar, el proxeneta, ya no dejara entrar a este cliente.

Todas le tenían miedo. Les respondió que si ellas iban a pagar lo que él consumía, ya no lo dejarían entrar. Un año después encontraron el cuerpo de la mejor amiga de Mishelle sin vida entre sangre y colmillos de cocaína.

Era la amiga que la había ayudado cuando quedó embarazada y que le presentó la casa cerrada. Estaba en uno de los cuartos privados de la casa cerrada. Otro cliente la había matado. Este cliente frecuenta la casa cerrada todavía. Mishell trabaja 75 horas a la semana. Entre lunes y miércoles, de 3 de la tarde a 2 de la mañana. Gana de sueldo base un tercio del salario mínimo. Su proxeneta explotador sí gana bien. Las tarifas son Q para que Mishell baile en el escenario tres canciones que ella escoge.

Q por bailar en privado una canción que el cliente pida. Q por sexo oral. Q1, por sexo vaginal. Q2, por sexo anal. Y los Q por cubetazo de cervezas. A pesar de que el proxeneta le ofrece la mitad de todo lo que a él le pagan y que Mishelle trabaja 75 horas a la semana, horas al mes, gana unos Q7, Allí estoy ganando no tan bien, ni tan mal.

Aunque no es suficiente. Q de alquiler de cuarto no casa. Q1, por pagar a la niñera que le cuida a las niñas. Q al mes de guardería de la niña grande. Aquí van casi Q2, Ahí ya van unos Q3, mensuales. Y todavía no se han contado lo que paga en extorsiones. A pesar de esto, Mishell no se imagina irse de la casa cerrada. Trabajar en la calle como otras sexoservidoras le da demasiado miedo. Por lo menos donde estoy hay alguien que nos cuida.

Se refiere a Carlos y otros dos hombres de la casa cerrada, encargados de la seguridad de las trabajadoras. Aunque recuerda al narco y a su amiga asesinada y admite que no se siente protegida.

Hace ocho meses, un pandillero que se llama Marlon empezó a extorsionar a Mishell y a las otras chicas. Es un muchacho joven que entra cada noche como cliente, compra una cerveza y pide Q a cada una de las chicas. Los tres empleados de seguridad y los de la puerta saben a qué viene. Una vez se unieron para negociar con el extorsionista y pedirle que bajara la cuota a Q50 por día. Hay unos que llegan a la casa cerrada , tal vez no es tan digno como ellos piensan. Aunque yo nunca lo haga.

Yo venía para el trabajo y los policías me vinieron a preguntar si ya tenía el dinero. Me pidieron Q pero como iba a entrar no tenía. No había hecho nada todavía. Entonces fui a decir a mi jefe que me prestara porque tenía que pagar unas cosas. Si Mishelle gana Q7, y gasta en vivir con sus hijas unos Q5,, el resto se le va en extorsiones para el pandillero y la policía. Por trabajar 75 horas a la semana, horas al mes, dando servicios sexuales en una casa cerrada, desde que tiene 15 años hasta ahora a sus 19, Mishell gana Q5, Si le pagaran Q5, en cualquier otro trabajo que requiera que trabaje 75 horas a la semana, ella se iría de la casa cerrada.

Mi garganta se hace un nudo. Denunciar la extorsión haría que cerraran la casa cerrada y que rescataran a Mishell y las otras chicas que son víctimas de explotación sexual. Y el Estado tampoco podría asegurar su vida. Ya es mayor de edad y no hay ninguna casa segura para mujeres adultas, todas son de fundaciones y organizaciones civiles.

Y una de las entrevistas fue el 8 de marzo de , el día que trabajadores estatales encerraron a 56 niñas en una habitación y no les abrieron cuando empezó un incendio para que murieran Al final, todas las mujeres y adolescentes de la casa cerrada decidieron hablar con el proxeneta y les dijo que ya no van a dejar entrar al pandillero.

Era una noche cualquiera. La llamaron desde la barra con el nombre que usa en su trabajo. Un cliente quería tomar cubetazos de cervezas con ella. No se reconocieron hasta que Mishell ya estaba parada frente a él. Una manera de disasociarse es usar un nombre diferente. Así separa el ambiente de la casa cerrada y su vida privada. Lo mismo ocurre con su aparencia. Me explica que cuando se arregla para empezar su turno siente que se transforma. Ya no soy yo, soy otra. Al principio se sentía raro, pero ya no.

Ahora hasta nos tomamos fotos. Es corto, pegado, de encaje negro. Dice que nunca usaría ni el vestido ni el maquillaje afuera de su trabajo. Pero tres días después el hombre regresó. Me bajé del escenario y le dije al dueño que no podía ir. Cuando le expliqué por qué, me dijo: Llamó a Andrea del camerino. Andrea en este entonces tenía 16 años y se quedó con ellos varias horas. Le preguntaron mucho sobre Mishelle. No le hizo caso.

Sus sonrisas son breves, incómodas. Tiene un leve olor a alcohol. Viene directo de su trabajo, donde toma con los clientes. Pero son las 6 de la tarde. Normalmente no saldría hasta la madrugada. Sus ojos claros, de color miel, logran ocultar lo que pasa por su cabeza. No quiere responder al principio qué le pasa o por qué la dejaron salir un lunes. Trabaja en las camionetas, de ayudante. Josué empezó a trabajar con su hermano en las camionetas.

Todo iba tranquilo, me estaba ayudando. Entonces yo tengo mis sospechas… Porque así de la nada, Josué desapareció. Habla de Josué en presente y pasado al mismo tiempo. Se escucha en su respiración. Yo no sabía nada de lo que había pasado. Me quedé así, no lo puedo creer.

No entiendo por qué. Le estaban extorsionando a la camioneta, pero a él no. Porque no hubieran llegado solo a darle a él, sino que también le hubieran dado al chofer.

Y con la llamada de mi primo. Ahorita voy para su casa. Pero ahora me iré a su velorio a las 8. Y empezó a insultarla por su trabajo como sexoservidora. Que cualquiera que le preguntara si yo era su hija él decía que no. Yo le grité que se callara, que me dejara en paz, igual él no me da de comer. No me tenía que tratar así, si igual él nació de una mujer. Se quedó callado cuando le pregunté que si tiene una hija así, por qué iba a esos lugares. Entonces decidí mejor contarle la verdad.

Le dije donde trabajaba, que si ella ya no quería que yo les hablara pues… la iba entender. Se puso a llorar. Ella pensaba que yo trabajaba con una amiga en un comedor. Porque no es una gran noticia la que le dí. Ahora por lo menos lo saben los dos. Cada madrugada, al terminar su turno, el proxeneta o el taxista la llevan a su casa. Duerme hasta la tarde y después de pasar un par de horas con sus hijas le toca regresar a la casa cerrada. Solo los domingos le da tiempo para estar con sus hijas toda la tarde.

Ella responde que trabaja en eso por sus hijas, para que no tengan que vivir lo que ella vive. Dice que igual ella no le importa a nadie.

Que nadie le tiene respeto. Mishell enseña la foto en la pantalla de su celular. Sus ojos brillan y se le dibuja una sonrisa grande y blanca. Su cara es pensativa. No se imagina trabajando en otra cosa, pero tampoco en el mismo lugar.

Me dicen que soy una puta. Porque gracias a este trabajo he sacado adelante a mis hijas y nos he mantenido. Y no estoy robando. Entonces lo peor que me dicen es que no soy una buena madre. Que no soy un buen ejemplo para mis hijas. Apenas pesaba, al menos hasta que fue abierto.

Se llamaba Aminata, La Muñeca Prostituta, y ya no solo pesaba, también desconcertaba, confundía y molestaba. Hasta que le dabas la vuelta: Aminata existe, tenía 13 años cuando se convirtió en prostituta, llegó a cobrar 20 céntimos de euro por tener sexo y 1,50 le parecía una pequeña fortuna. Enfermó, fue violada y maltratada.

Contrajo enfermedades de transmisión sexual, a su padre ni lo recuerda y su madre murió, vivió entre la basura y durmió mientras las ratas caían por la hojalata del techo. Aminata tenía 13 años cuando empezó todo y no soñó nunca con ser prostituta. A De la Fuente le cuesta mantener la emoción y el orgullo cuando lleva un rato de conversación al teléfono. Por los datos técnicos pasó sin problema: En Sierra Leona tuvieron todas las facilidades que pueden pedirse en un contexto así: Consiguió casi cualquier propuesta: El objetivo de esta película es mostrarla y enaltecer la figura de estas chicas.

De la Fuente, que conoció Sierra Leona en , sabe que la herida de la violencia y la muerte en el país supura sin descanso: Las niñas estaban en círculo, una contra otra, contando aquellas pesadillas. Rabia, impotencia e incredulidad son las palabras que usa De la Fuente para describir el choque emocional que supuso verlas sonreír como niñas mientras relataban los pequeños infiernos por los que habían pasado. Ese es exactamente el resumen que hace, pidiendo perdón con antelación por si la frase resulta cruda, Jorge Crisafulli: Desde hace años, las Misiones Salesianas recorren las calles de Freetown buscando a los menores huérfanos o abandonados, a los que pudieran ayudar.

Recuerda que era época de lluvias la primera vez que se topó con el grupo de Aminata; sobre ese suelo embarrado que levantaba gotas de fango al pisar, Crisafulli se acercó, espantando a los hombres que las rodeaban y en 15 minutos de conversación les explicó quién era, dónde trabajaba y qué les podía ofrecer:

Relatos de prostitutas gurtel prostitutas -

Creo que las instituciones que deberian de protegerla a ella como persona arrestando a su papa por maltrato fisico, violaciones de un familiar la llevaron hasta donde esta hoy donde tampoco es protegida por las instituciones. Es decir, unos buses del Transmetro llenos de adolescentes y mujeres explotadas sexualmente. Se puso a llorar. Aminata existe, tenía 13 años cuando se convirtió en prostituta, llegó a cobrar 20 céntimos de euro por tener sexo y 1,50 le parecía una pequeña fortuna. Mishell trabaja 75 horas a la semana. Solo los domingos le da tiempo para estar con sus hijas toda la tarde. Si las familias se enteran [las que todavía la tienen] las rechazan. Las llevaron al hospital, les dieron un plato de arroz que ellas quisieron repetir y, entonces, entraron en escena los peluches. Una psicóloga opina sobre el caso. Ahora, por fin, la tratan bien. En Don Bosco Fambul tienen ya algunos programas para aportarles esa base y formarlas profesionalmente:

: Relatos de prostitutas gurtel prostitutas

PRSTITUTA PROSTITUTAS ALMERÍA 810
Relatos de prostitutas gurtel prostitutas 595
Relatos de prostitutas gurtel prostitutas Las tarifas son Q para que Mishell baile en el escenario tres canciones que ella escoge. Habla de Josué en presente y pasado al mismo tiempo. Y con la llamada de mi primo. Y los Q por cubetazo de cervezas. Ya es mayor de edad y no hay ninguna casa segura para mujeres adultas, todas son de fundaciones y organizaciones civiles. El estudio indica que las ganancias generadas pueden ser unos Q12, millones, poco menos de todo el presupuesto del Ministerio de Educación de Guatemala. Dice que igual ella no le importa a nadie.
Web chicas prostitutas trabajo legal e ilegal 742
relatos de prostitutas gurtel prostitutas