Prostitutas cuatro caminos las prostitutas y el machismo

Nadie les pregunta lo que piensan, porque, con un puritanismo y una ignorancia feroces, la mayoría de los políticos y de los ciudadanos, tanto de derechas como de izquierdas, piensan que todas ellas son unas víctimas del proxenetismo a las que hay que rescatar de su triste sino, incluso en contra de su voluntad.

Eso, equiparar la prostitución a la trata, es la primera equivocación garrafal causada por los prejuicios. Un informe de la ONU de establece que en Europa sólo una de cada siete prostitutas es víctima de trata.

Y aquí es cuando el puritanismo cacarea y añade: Como la mayoría de los trabajadores. La mayoría tiene empleos que no les gustan, muchos en jornadas abrumadoras, con un trato laboral humillante y por un sueldo de miseria. Comprendo perfectamente que haya mujeres adultas que prefieran vender sexo que no su cuerpo: Y es la criminalización de la prostitución, como sucede con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, lo que impide que las hetairas puedan ejercer su trabajo en condiciones óptimas, seguras y saludables.

La trata, claro, es un horror, y, como es natural, las prostitutas son las primeras interesadas en erradicarla. Pero la trata engorda con las prohibiciones. En los suecos promulgaron una ley que penalizaba la compra del sexo, es decir, perseguía al cliente pero no a la vendedora.

Así resume Conxa Borrell , directora de Aprosex y prostituta, la actual relación entre políticos y trabajadoras sexuales. Un presupuesto de 1. IU exigimos que prostitución y vientres de alquiler se incluyan como una forma de violencia para poder tener un PactoFeminista de Estado.

En España darse de alta como trabajadora sexual es legal, como demostró la jueza Gloria Poyatos , pero muchas se registran como masajistas o similares para librarse del estigma. Todo en mí son grandes ideas.

Nadie ha dicho si buenas o malas. Polémica por la petición de incluir la prostitución en un Pacto de Estado contra la violencia de género: Otras voces en primera persona: Por Cecilia Marín Periodista. Identidades La tiranía del nomakeup: Lo mejor de la semana en tu mail. Acepto recibir novedades y noticias de Eslang y de su grupo , y comunicaciones relativas a terceras empresas de estos sectores , incluido por via electrónica.

Prostitutas cuatro caminos las prostitutas y el machismo -

Sobre la prostitución se cruzan tensiones históricas, culturales, jurídicas y, sobre todo, morales, que la ubican en una zona gris. Esta es la gran preocupación de todas: Y, sin embargo, conozco a bastantes feministas que no aceptan el derecho de las prostitutas a hacerse cargo de su propia vida y su propio cuerpo.

Consideran necesario generar un nuevo marco legislativo, superando la ley integral contra la violencia de género, que haga posible luchar contra todas las formas de violencia contra las mujeres.

Los socialistas buscan que se incluya la gestación subrogada dentro de las formas de violencia contra las mujeres. Solicitan la modificación del artículo de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que dispensa a las víctimas de la obligación de declarar en contra de sus maridos o parejas de hecho. Pretenden que se restringa en los casos de violencia machista para evitar la impunidad del agresor por falta del testimonio.

El PSOE pide una nueva norma para que la renta activa de inserción que perciben las víctimas de violencia machista coticen a la Seguridad Social. Con esto se pretende facilitar su acceso a la pensión de jubilación. Los socialistas demandan que se considere el impago de las pensiones alimenticias como un modo de violencia patrimonial o económica. Mi equipo Cambiar Seleccionar mi equipo R. Facebook 0 Twitter 0 WhatsApp 0 Comentarios 0. La Voz de Galicia. Nadie les pregunta lo que piensan, porque, con un puritanismo y una ignorancia feroces, la mayoría de los políticos y de los ciudadanos, tanto de derechas como de izquierdas, piensan que todas ellas son unas víctimas del proxenetismo a las que hay que rescatar de su triste sino, incluso en contra de su voluntad.

Eso, equiparar la prostitución a la trata, es la primera equivocación garrafal causada por los prejuicios. Un informe de la ONU de establece que en Europa sólo una de cada siete prostitutas es víctima de trata. Y aquí es cuando el puritanismo cacarea y añade: Como la mayoría de los trabajadores. La mayoría tiene empleos que no les gustan, muchos en jornadas abrumadoras, con un trato laboral humillante y por un sueldo de miseria.

Comprendo perfectamente que haya mujeres adultas que prefieran vender sexo que no su cuerpo: Y es la criminalización de la prostitución, como sucede con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, lo que impide que las hetairas puedan ejercer su trabajo en condiciones óptimas, seguras y saludables.

La trata, claro, es un horror, y, como es natural, las prostitutas son las primeras interesadas en erradicarla. Pero la trata engorda con las prohibiciones. En los suecos promulgaron una ley que penalizaba la compra del sexo, es decir, perseguía al cliente pero no a la vendedora.